Seleccionar página

Aloe Vera, un premio de la naturaleza

Fue conocida en el antiguo Egipto como la “planta de la inmortalidad”, las reinas la usaban para sus tratamientos de belleza y era una regalo en las fastosas ceremonias fúnebres de los faraones, es así que hace miles de años le dieron una gran importancia a esta humilde planta, que todos podemos tener en nuestras casas.

 

El aloe vera es rico en vitaminas  A, C, E, ácido fólico, colina, B1, B2, B3 (niacina), B6; y minerales incluyendo calcio, magnesio, zinc, cromo, selenio, sodio, hierro, potasio, cobre y manganeso. Alcaliniza el cuerpo ayudando a equilibrar nuestros hábitos alimentarios excesivamente ácidos (productos refinados, proteínas animales, refrescos, alcohol, etc).

 

Por su parte en esta época de verano el gel de esta planta es un aliado fundamental, ya que ayuda a refrescar y regenerar la piel sensible a las quemaduras del sol. Para poder obtener este néctar debes separar la parte verde exterior de la hoja. Si tienes una quemadura solar corta un tallo, colócalo en la nevera y frotarlo en la piel quemada, el efecto calmante es inmediato. El aloe vera se usa tópicamente para curar heridas y así como para la artritis, quemaduras, psoriasis, picaduras de insectos, entre otras molestias. Es excelente para la piel. Debido al alto contenido de agua, más del 99%, es una gran manera de hidratar y rejuvenecerla.

 

Además de los mencionados beneficios para la piel, el jugo de Aloe es muy bueno para nuestro organismo como un desintoxicador natural, ayuda con nuestro tracto digestivo  calmándolo y limpiándolo, por lo que  mejora la digestión, potenciando la flora intestinal. También funciona como laxante y para una variedad de condiciones, como la diabetes, el asma.

 

Pero esta maravillosa prenda también tiene sus contras, y no es recomendable para personas con gastritis, hemorroides, colon irritable, reflujo gastroesofágico, colitis ulcerativa, enfermedad de Crohn, apendicitis o cualquier dolor abdominal de causa desconocida. Además si se toma para el estreñimiento se debe limitar su uso a una o dos semanas para así no crear dependencia del producto.

 

Como ven los beneficios son grandes, por lo que no viene mal invertir algunos pesitos en tener tu planta en la casa, que será un verdadero SOS al alcance de la mano.