Seleccionar página

Calma la Acidez con remedios caseros

La acidez es una sensación de ardor y dolor leve que se puede extender desde el pecho al estómago. En algunas ocasiones puede llegar a sentirse en la garganta, esta se produce cuando los ácidos gástricos fluyen hacia arriba por el esfínter que separa al estómago del esófago debido a que éste no se ha cerrado completamente. Los remedios caseros pueden llegar a ser especialmente valorados como más eficaces que algunos medicamentos y son más económicos.

 

A continuación, les entregaremos una lista de recetas, que esperamos les sirvan:

 

Bicarbonato de Sodio

El bicarbonato de sodio cuando está diluido en agua tiene efecto alcalino en el tubo digestivo y como consecuencia disminuye la acidez del estómago. Este puede consumirse en compañía de jugo de un limón.

 

Manzanilla

Su efecto analgésico y calmante pueden aliviar el dolor y la acidez. Se deben consumir de dos a tres tazas diarias durante tres días, si quieres endulzarlo recomendamos cucharaditas de miel.

 

Jengibre

El té de jengibre contiene antioxidantes y otras sustancias que ayudan a aliviar la inflamación del esófago, además de disminuir las contracciones del estómago, lo que acaba reduciendo la sensación de acidez.  Para hacer el té debes cortar 2 cm de raíz de jengibre lo dejas hervir con dos tazas de agua durante 30 minutos, remueve los pedazos de jengibre y bebe un vaso de la infusión 20 minutos antes de cada comida.

Aloe Vera

Aunque el aloe es conocido especialmente por sus propiedades cicatrizantes y antibióticas para la piel, puede ser empleado para tratar la acidez estomacal, lo puedes consumir en jugo, endulzado con miel.

 

Vinagre

El vinagre de manzana, aunque suene extraño, es formidable para el ardor de estómago. El ácido acético que contiene el vinagre ayuda a compensar el nivel de pH del ácido del estómago, reduciendo la acidez. Diluye una cucharada en un vaso de agua y bebe este preparado despacio.

 

Estos productos alivian los síntomas, pero muchas veces la acidez es síntoma de alguna enfermedad o problemas con nuestra alimentación, para ello recomendamos cambios dietéticos y de costumbres que mejoran los síntomas y resuelven el problema de fondo.