Seleccionar página

La Magia de los Frutos del Bosque

En nuestro ciclo de notas que publicamos en nuestro Blog, queremos dar protagonismo a los ingredientes que usamos habitualmente en nuestras recetas de Valkaline. En esta oportunidad profundizaremos en los frutos del bosque.

 

Estos frutos son llamados así, ya que son los que crecen de forma silvestre y que uno puede recoger en algún paseo por el campo. Aquí encontramos las frambuesas, moras, arándanos, maqui (del que ya hemos hablado en otras notas), frutillas, entre otros. Además, en nuestro país, estas bayas varían entre las regiones.

 

Estos pequeños amigos son ricos en flavonoides y antioxidantes, se dice que cuanto más intenso sea el color del fruto, mayor será su valor nutricional.  Gracias a su alta composición en antioxidantes, los frutos rojos nos ayudan a reducir el colesterol, luchar contra los radicales libres, combatir los elementos que aceleran envejecimiento celular y aumentan la predisposición al cáncer. Sus componentes básicos han demostrado ser muy activos frente a enfermedades cardiovasculares, Alzheimer o la diabetes. Además de todo lo ya mencionado, son muy adecuados para tratar la artritis, ya que es un potente antinflamatorio. Para muestra les mencionaremos los beneficios de tres de estos frutos, que puedes encontrar en todas partes de nuestro país.

 

Frutillas: Son ricas en vitaminas E, C, B y K , betacarotenos, folatos, potasio y fibra. Una de sus mayores propiedades es luchar frente a infecciones y al ataque de los radicales libres. Combaten la tensión alta y el ácido úrico, y es la fruta con mayor poder antioxidante.

Frambuesas: Ricas en vitamina B, en vitamina C, folatos, fibra y flavonoides. Tiene un gran aporte en fibra, perfecto para nuestra digestión. Dispone además de calcio, potasio, hierro y magnesio. Diversos estudios han comprobado que la frambuesa puede impedir el cáncer de mama, de próstata y el color rectal. Sus Fito nutrientes disminuyen el estrés oxidativo y la inflamación que altera el desarrollo de células cancerígenas. Ayuda en la prevención de enfermedades como la pérdida de visión, las cataratas o el glaucoma. Su contenido en ácido fólico aporta múltiples beneficios a las embarazadas, al impedir defectos en el feto durante la formación, además de ayudar a evitar los cólicos menstruales.

 

Moras: Son deliciosas, perfectas para aderezar desayunos e infinidad de nuestros platos. Nos ayudan a reducir el colesterol malo, cuidan de nuestros dientes y encías, son ricas en vitaminas C, vitamina E. Baja en calorías (apenas 57 kcal por 100 gramos), alto en vitaminas C, B6 y E, alto en fibra y minerales como potasio, hierro y calcio, aceites oleico, palmítico y linoleico, que previenen enfermedades cardiovasculares. Contiene una alta cantidad de pigmentos naturales y carotenoides, que tienen propiedades antioxidantes. Todo esto trae como beneficios a nuestro cuerpo el fortalecimiento del sistema inmunológico, reduce el riesgo de enfermedades graves como el cáncer , enfermedades degenerativas y problemas cardiovasculares. Por su contenido en vitamina C , sus propiedades antibióticas y antibacterianas, la mora es un complemento ideal para situaciones de embarazo, lactancia, tabaquismo, enfermedades inflamatorias, etc. Es un excelente diurético y ayuda contra el estreñimiento. Además, gracias a los antioxidantes que contiene ayudan a reducir el daño de los radicales libres, elimina de toxinas y retrasa el envejecimiento celular.