Seleccionar página

Luchemos naturalmente contra la celulitis

Para prevenir la piel de naranja es necesario la constancia y el cuidado, practicar ejercicio, comer de forma sana (frutas y verduras), disminuir la sal, el café , el alcohol, no fumar y beber mucha agua.

 

También ayuda terminar la ducha siempre con agua lo más fría posible en aquellas zonas más problemáticas. Además, es beneficioso aplicar a diario alguna crema, gel, loción o aceite para masajear las zonas complicadas, los masajes resultan fundamentales porque aumentan la circulación sanguínea, favorecen la absorción de las sustancias acumuladas, movilizan los depósitos responsables de la celulitis y ayudan a su eliminación.

 

Por otra parte, podemos sumar ayuda de la naturaleza, que nos ofrece varias alternativas para vernos y sentirnos mejor.

 

Vinagre de manzana: Este es un tratamiento que es más de carácter preventivo. Actúa directamente sobre el estrógeno y la progesterona, que son dos de las hormonas que colaboran activamente en la aparición de la celulitis rebelde. Solo tienes que mezclar un par de cucharadas de vinagre de manzana con un vaso de agua, y añadirle una cucharada de miel para que tenga un sabor más dulce. Puedes tomar este remedio por las mañanas.

 

Otra opción es  mezclar el vinagre de manzana con una crema o un aceite que utilices para darte masajes y, con ello, conseguir un anticelulítico casero en forma de crema. Para ello, solo tienes que mezclar el vinagre de manzana con la loción que utilices habitualmente, y darte masajes dos veces al día sobre la zona afectada, de forma que el vinagre de manzana pueda penetra la piel.

 

Café: Este es un alimento diurético, lo que significa que ayuda a eliminar el exceso de líquidos del organismo. Además, tiene características exfoliantes, por lo que es una opción inteligente utilizarlo de forma tópica. Esencialmente, consiste en mezclar un poco de café molido con un poco de azúcar, y utilizar esa mezcla como exfoliante, frotándolo de forma circular en la zona en la que tienes celulitis.

 

Cuesco de Palta:  Lo primero que tienes que hacer es cortar cuatro cuescos de palta en pequeños pedazos, cuanto más pequeñas mejor porque las semillas son muy duras, luego debes pasarlas por la trituradoras o rallarlas. A continuación depositamos la semilla molida en un frasco para ir añadiendo aceite de a poco (girasol, oliva o almendras) hasta formar una pasta, posteriormente se tapa la preparación y dejarla en un sitio oscuro y fresco durante tres días, después de este tiempo lo pasas al refrigerador. Con este aceite te puedes masajear las áreas complicadas.